Compartir
El 3 de mayo de 2017 Israel amplió la zona de pesca de seis a nueve millas náuticas. La ampliación atañe únicamente al área que esta al sur de Wadi Gaza. Al norte de esta área, solo se permite la pesca hasta las seis millas náuticas, igual que hasta ahora.
En la ciudad de Gaza, El 12 de mayo de 2010 (foto: Eman Mohammed, publicado por Gisha.org)
Zakariyya Baker, presidente del sindicato de pescadores de Gaza, encuadrado a su vez en el sindicato de trabajadores agrícolas de Gaza, habló con el coordinador de investigación de Gisha y le dijo que aunque la ampliación de la zona de pesca era un hecho importante, no era probable que supusiese un cambio significativo para los pescadores de Gaza. Puesto que la ampliación solo se refiere al sur de la franja, ello obliga a que se concentre un mayor número de pescadores en esa área, reduciéndose por lo tanto la parte de cada pescador. Según Baker, hay en la actualidad 3.750 pescadores trabajando en 1270 embarcaciones en Gaza.
Khaled al-Habil, un pescador de Gaza, le dijo a Gisha que la zona al sur de Wadi Gaza es arenosa, no rocosa, lo que significa que hay menos pesca. Al-Habil dice que más allá de 7.5 millas náuticas de la costa hay pesca en más cantidad y más variada. Como la mayoría de los pescadores tratan de llegar a esa zona, que tiene solo un kilómetro y medio de ancho, se produce un abarrotamiento de pescadores. El mismo Al-Habil navegó a esa parte del mar solamente en una ocasión desde que esta abierta, debido a que llegar hasta allí implica un alto coste. Él insiste en que la ampliación de la zona es una mejora, pero no es suficiente. Cuando navegó a la zona de ampliación pudo pescar clases de peces que no se encuentran más cerca de la línea de la costa, incluyendo salmonete, mero, pargo y gamba de varios tamaños. La pesca que obtienen los pescadores de Gaza frecuentemente consiste solo en sardinas, que es lo único que se encuentra en la pequeña área a la que se les permite acceder.
Baker explica que Israel demarca la zona de pesca mediante la utilización de boyas, y la armada israelí se encarga de hacer cumplir las restricciones. Cualquier salida de la zona indicada por Israel pone las vidas de los pescadores en peligro. Algunos incidentes producidos por errores de navegación cometidos por los pescadores,  o por desvíos involuntarios fuera de la zona, terminaron con la confiscación de los barcos por parte de Israel y/o abriendo fuego sobre ellos, con el resultado de heridos, daños en los equipos de pesca, e incluso muertos. Uno de estos incidentes se denunció la semana pasada, cuando un pescador intentaba recuperar una red que flotaba más allá de la boya. Le dispararon y lo hirieron, causando graves daños en su embarcación.
Según información recopilada por la organización palestina de derechos humanos Al Mezan, en este año de 2017, hasta ahora: la armada israelí ha detenido a 14 pescadores, resultando cinco de ellos heridos y uno muerto; se han confiscado cinco embarcaciones. En 2016 fueron detenidos 135 pescadores, 26 resultaron heridos por armas de fuego, y se confiscaron 43 embarcaciones. Cada año varias docenas de barcos de pesca y una gran cantidad de equipo resultan gravemente dañados o destruidos.
Tanto Baker como al-Habil indican que a pesar de las precarias condiciones de vida y de los riesgos que corren, la mayoría de los trabajadores de la industria pesquera no parecen dispuestos a abandonar su actividad, principalmente debido al alto índice de desempleo que existe en la franja, lo cual implica que hay muy pocas posibilidades de encontrar otro empleo.
Ante los costosos e improbables proyectos que se contemplan, tales como “Isla-puerto” artificiales, es necesario tomar medidas para asegurar que los residentes de Gaza puedan ganarse la vida decentemente, incluyendo los recursos más fácilmente accesibles, como la explotación del mar, que ha servido de sustento a la ciudad portuaria de Gaza durante generaciones. El ataque a civiles desarmados es un método desproporcionado de hacer cumplir un bloqueo que debería levantarse antes que cualquier otra medida. La restricción de la zona de pesca que, según los Acuerdos de Oslo, debería extenderse hasta 20 millas náuticas de la costa, contradice asimismo las repetidas declaraciones de oficiales israelíes de alto rango acerca de la importancia del desarrollo y la recuperación económica de Gaza, objetivos que resultan imposibles si no existe acceso a las fuentes de sustento.

El martes (27 de junio), Israel ha anunciado la reducción de vuelta a 6 millas náuticas de la costa en la zona permitida para pesca en la parte sur.

From http://gisha.org/updates/7956

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here